Gestión de materiales. Curiosidades sobre las materias naturales.

Gestión de materiales. Curiosidades sobre las materias naturales.

Seda. Según la tradición China, la historia de la seda empieza en el siglo XIII a.C.

Prosigue durante tres milenios de exclusividad durante los que China exporta este tejido precioso sin revelar jamás el secreto de su fabricación. La seda ha permanecido durante tanto tiempo como un misterio que las numerosas civilizaciones que la descubrieron, en especial gracias a las rutas de la seda que recorren Eurasia, inventaron numerosas leyendas al respecto.

El arte de fabricar seda se transmitió después a otras civilizaciones gracias a mercaderes, ladrones y espías de todo tipo, como monjes o diplomáticos. A finales de la Edad Media llega a Europa. La producción de seda alcanza la fase de la industrialización más alta en Europa a partir del siglo XIX. Luego sufrirá una importante decadencia, con las epidemias que afectaron a los gusanos de seda en Francia y se volverá a convertir en una producción esencialmente asiática.

La lana. Casi desde que el hombre existe ha tenido grandes rebaños de ovinos como parte de su riqueza. La Biblia está repleta de citas sobre carneros, ovejas y lana. Virgilio, el poeta romano, conocía hasta los detalles más minuciosos de la cría de ovinos, y las descripciones que hace del trabajo del pastor, muy bien podrían haber sido escritas hoy día acerca de los grandes criaderos australianos. Los antiguos egipcios, como pueblo de clima muy cálido, usaban vestidos de lana. Los productos de lana son utilizados en su mayoría en zonas frías porque con su uso se mantiene el calor corporal; esto es debido a la naturaleza de la fibra del material. La lana era ampliamente usada hasta que se descubrió el algodón, que era más barato de producir y se implantó debido a los avances técnicos de la revolución industrial.

El algodón. En el Nuevo Mundo la historia de los tejidos de algodón se remonta mucho más atrás que la de todos los de otras clases, mientras en el Antiguo Continente, en cambio, los hombres aprendieron primero a trabajar la lana, más tarde, probablemente, el lino y el cáñamo, no llegándole el turno al algodón sino en último término. Hasta la Edad Media no comenzaron a difundirse por Europa los tejidos de algodón. En las Cruzadas, los intereses comerciales desempeñaron un papel considerable. Las explotaciones agrícolas algodonera exigen cuidados muy delicados y la recolección debe efectuarse exclusivamente a mano. Durante muchos años el cultivo del algodón fue el motivo primordial de el enorme incremento del comercio de esclavos.

El lino. La victoriosa carrera de esta conquista de la cultura de la elegancia del lino, partió de Roma, donde en los siglos II y III se había generalizado la túnica de lino, constituyendo la importación de este artículo de Egipto y Asia Menor una de las partidas más importantes del mercado de compra romano. El hilo era de gran importancia en Roma para ciertos grupos consumidores, particularmente para el ejército y la flota; por eso los romanos empezaron muy pronto a cultivar por cuenta propia aquella planta textil. En el curso de su larga historia el lino ha probado su capacidad de adaptación a condiciones climatológicas y terrenos muy distintos.

Cáñamo. Simultáneamente con el lino, pero más modesto, existía el cáñamo. Es éste muy poco exigente por lo que afecta al clima; no obstante, prefiere el calor y suministra las mejores fibras en los países cálidos. En España se cultivó durante varios siglos, sirviendo para la confección de vestidos, velas navales y piezas de barcos, cordajes, papel, etc. Las velas de Cristóbal Colón, la bandera estadounidense y los papeles con que se declaró su independencia fueron confeccionados con fibra de Cannabis. La variopinta utilidad del cáñamo y su calidad le valió en algunas épocas la consideración de planta sagrada que potencia la evolución del ser humano. La disminución de su cultivo en los países industrializados comenzó a raíz de una confusa política de prohibición de la marihuana, que afectó directamente al cáñamo, en los años 30 del siglo XX.

Yute. Es indudable que esos tejidos no tienen la belleza de los de algodón o del lino, pero se utilizaba para prendas de campesinos en Oriente.

 

No Comments

Post A Comment