Día de la mujer : TRABAJAR ENTRE CAZADORES Parte 1

Día de la mujer : TRABAJAR ENTRE CAZADORES Parte 1

Captura de pantalla 2018-03-07 a las 23.17.45

Hoy es un día para homenajear a las mujeres empresarias que se mueven dentro de este mundo hecho sólo para y por los hombres. A pesar de estar viviendo en el futuro, con las nuevas tecnologías, la inteligencia artificial y el 3D, la evolución de la igualdad de los sexos en el trabajo se quedó congelada en el tiempo.

Siempre he sido una mujer muy emprendedora, pero muchos de mis amigos empresarios me llenaron de miedos, debo decir que con su mejor intensión de ayudarme, pero con la influencia de todo un inconsciente colectivo que les hace creer que una mujer está incapacitada para muchas actividades empresariales.

Captura de pantalla 2018-03-07 a las 23.17.38

Cuando me vine a vivir a España, mis amigos recomendaron que me cortase el pelo porque me decían que aquí las mujeres que trabajan iban de pelos cortos.

También me contaron que era importante conocer todas las ferias del sector, saber idiomas y muchísima tecnología. Yo no tenía nada de eso pero como soy muy obediente me corté el pelo lo más corto que pude y me hice un curriculum interactivo, el resto lo podía aprender o podía colarme en todas las ferias del sector para absorver como una esponja.

AHORA YO SOY 2

Cuando llegué a España ninguna empresa podía valorar mi trayectoria profesional ya que no sabían ni cómo se metía el CD interactivo en el ordenador, se quedaban mirando el CD desorbitados sin saber qué hacer y me pedían un cv impreso de toda la vida. Las ferias no las conocían ni ellos, pero por suerte eso fue algo diferenciador en mí que hizo que muchos empezaran a contratarme. Con los idiomas más de lo mismo, con mi poco inglés aquí en España era casi bilingüe. El pelo tan corto no me benefició mucho en nada, la verdad, al contrario, pero creció.

Los primeros diseñadores de moda que conocí fueron hombres y me decían que en España no había trabajo para nadie y que llevaban años intentándolo. Me sentí un poco abrumada pero después de enviar más de 2000 curriculums a todas las empresas de todas las ciudades y poblaciones de España, visitar todas las ferias del sector con mi portfolio en mano y visitar las empresas una a una tocando timbres, me dí cuenta que mis colegas no sabían buscar trabajo como yo, lo cual era otro punto a mi favor.

Captura de pantalla 2018-03-07 a las 23.17.55

Las empresas tenían cantidad de problemas técnicos sin resolver. Casi todas las empresas de ciudades pequeñas fuera de Madrid y Barcelona comenzaron a encargarme diseños, luego no sólo diseños sino colecciones y finalmente el seguimiento del producto y el asesoramiento en su producción.

Descubrí entonces que las mujeres podemos ser el futuro de todos los problemas que las empresas tienen. Somos versátiles, multifunción, comprometidas, empáticas y cumplidoras, responsables y nos implicamos al máximo. Ellos son la cabeza de todas las empresas, pero nos necesitan para ejecutar y gestionar.

He tenido la suerte de llevar empresarios hombres del sector a Oriente, Brasil, París y varias ciudades, me dejaron enseñarles todo lo que sabía y me pagaron por ello.

tai

La verdad es que siempre me trataron como una reina, he comido en los mejores lugares y siempre han sido muy agradecidos conmigo.

A pesar que nunca me faltó trabajo en el área del diseño, echaba mucho de menos dar clases en las escuelas. Me ofrecí en todas las escuelas de España pero ninguna quizo cogerme porque no había estudiado en el país y parece que eso no estaba bien visto.

Por suerte el Corte inglés me dio esa oportunidad y me contrato para dar formación a sus empleados en moda y tendencias. Más adelante entré en el departamento de audiovisuales donde eran todos hombres con muchos años de profesión. Comencé poco a poco y con un perfil muy bajo pero después de varios años logré ganarme la confianza de todos y saqué todas mis armas escondidas. Fue un momento mágico aquel en el que mis jefes me pedían opinión y me daban cada vez más responsabilidades. De repente me encontré haciendo castings de modelos masculinos en bañador para los rodajes formativos y trabajando con un equipo de 15 hombres que tomaban en cuenta mis opiniones como unos más. Aún recuero esos viajes llenos de trabajadores masculinos y yo.

tailandia

Gracias al Corte inglés para todas las escuelas pasé a ser importante a pesar de haber estudiado en el extranjero y no sólo empecé a dar clases sino que terminé dirigiendo la carrera de moda junto al resto de directores hombres. Era curiosa la diferencia en la gestión que he podido analizar entre el sexo masculino y femenino, totalmente diferente.

Al principio era yo muy emotiva y hablaba en la reuniones de sentimientos y de cómo relacionarse con los demás. Más adelante entendí el mundo de los negocios y he podido gestionar muchos eventos en los que mis compañeros y jefes siempre me han apoyado pero pensando que estaba chiflada. Ha sido una experiencia muy enriquecedora trabajar con tanto hombre, he aprendido de todos ellos, directores, profesores, empresarios hombres del mundo del negocio.

A muchos de ellos les agradezco lo aprendido, a otros les agradezco que me hayan enseñado lo que jamás voy a repetir ni ser. A muchos les he tenido paciencia al principio y muchos otros me la tuvieron a mi.

Estampat-A-Bus-SPS_2

Muchos jefes se aguantaron que siempre dijera la verdad o mis respuestas y contestaciones sin ningún miedo hacia mis superiores. Pudieron despedirme de todos los sitios, pero no lo hicieron, porque al final las mujeres somos el futuro, al final el futuro está en saber asimilar las verdades, en no tener miedo a un jefe, en poder proponer y luchar por convertir tus sueños, por dejar de ser invisible en un mundo echo para hombres.

Cuando decidí montar mi empresa muchos me asustaron, que si plan de negocios, que si tengo que tener mucho dinero para mantenerme hasta que funcione, que si plan de previsiones, etc, etc. Por suerte sabía lo que quería y supe confiar en mi intuición.

Muchos de ellos quisieron corregir mi idea, me dijeron miles de cosas malas que iban a pasar y que no había tomado en cuenta.

ordenador

Por suerte confié en mi instinto y tiré hacia delante sin plan de negocio, sin asesor financiero, sin consejero delegado, solamente yo y mi femeneidad. Ese don de predecir las cosas, de ver dentro de las personas, de sentir con ellas, de buscar darles respuestas a sus búsquedas, de saber darles confort y motivación en todo momento. Esos instintos maternales que hacen que las mujeres seamos únicas en el trabajo y únicas al mando de una o varias empresas.

No es un día, ni una semana, es toda una vida para homenajear a las mujeres que luchamos por hacernos ver en un mundo de cazadores sin pasar por el cirujano.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.